Ocurrió con los atentados del 7 de enero de 2015 contra Charlie Hebdo; ocurrió el 13 de noviembre con los atentados en los distritos de París y la sala Bataclan y ha ocurrido con los atentados en el aeropuerto y metro de Bruselas donde han muerto más de 30 personas y más de 200 han resultado heridas. Dibujantes, ilustradores y diseñadores gráficos han levantado sus plumas contra la barbarie terrorista: inundando las redes sociales con sus obras y mensajes de paz, apoyo a las victimas y repulsa a la violencia.

 

El terrorismo no vencerá

Con los atentados de Charlie Hebdo el tema era “personal”: asesinar a los empleados de la revista por su trabajo es atacar a todos los dibujantes del mundo y a la libertad de expresión al mismo tiempo. La respuesta fue unánime: NO. No nos vais a silenciar. No nos vais a atemorizar. No vais a ganar. Pero con los atentados de París y Bruselas cambio la situación, dibujantes y diseñadores gráficos ya no buscaban mostrar a los terroristas que ni las armas ni la barbarie les harían callar en su profesión. Esta vez buscaban expresar lo inexpresable. Dibujar lo que las palabras no saben decir. Solidarizarse con las víctimas, mostrar sus condolencias y recordar que la paz es más poderosa que la sinrazón yihadista.


Si después de los atentados de París el símbolo más viral fue el del artista francés Jean Jullien, ahora lo son Tintín, el Mannekken Pis y las patatas fritas; símbolos de la capital belga y ahora de la paz y repulsa al terrorismo de DAESH.

 

Son solo algunas de las muestras de dibujos e ilustraciones que han circulado en las redes sociales tras los atentados en Bruselas. Al final serán estas muestras espontaneas de humanidad -de gente corriente y dibujantes profesionales- las que derrotaran las armas de la barbarie: ¡dibujantes del mundo uníos contra el terrorismo!