Definir qué es el branding es una misión compleja pues depende de la percepción que tenga cada uno de que es una brand (o marca en español) y qué engloba. Pero podríamos decir que la siguiente es una definición de consenso:

“Branding es la gestión inteligente, estratégica y creativa de todos aquellos elementos diferenciadores de la identidad de una marca (tangibles o intangibles) y que contribuyen a la construcción de una promesa y de una experiencia de marca distintiva, relevante, completa y sostenible en el tiempo”

― Definición consensuada por AEBRAND.

Así pues, y entendiendo que el branding es el proceso de crear, construir y administrar una marca mediante la gestión de los activos que de forma directa o indirecta la identifican y afectan a la percepción que los clientes tienen de ella. Podemos concluir que:

“Branding is about everything”
Tom Peters, gurú de gurues según The Economist.

El branding es un proceso mediante el cual se definen las sensaciones que se desea que los clientes experimenten cuando interactúan con una empresa, se diseñan las estrategias que se van a llevar a cabo para conseguir transmitir dicha experiencia y se plasma todo ello en las todas las formas en las que la empresa comunica su personalidad de marca.

Pero ¿para qué sirve todo este esfuerzo? Mediante el branding se consigue diferenciar y dar valor a los productos de una empresa y fidelizar a sus clientes. Pongamos un caso práctico:

Apple es una de las empresas millonaria, su historia está ligada al progreso de la informática mundial y sus dispositivos tienen mucho valor añadido. Pero ¿son estas las razones por las que -casi- todos sus productos son un éxito de ventas? No. Es el branding. La empresa de Steve Jobs domina como nadie la experiencia que tienen sus clientes cuando adquieren o usan sus productos.

Desde su logo hasta la decoración de las Apple Stores, pasando por el diseño moderno de sus equipos, todo en Apple está pensado para dar a sus usuarios una sensación de exclusividad, innovación, diferenciación, modernidad… Apple siempre ha querido diferenciarse de los otros productores de PC’s del mundo y lo ha conseguido: no sólo en con el propio producto sino también con su branding.

branding Apple Think DifferentEl gran competidor de Apple, IBM, estaba lanzando sus ordenadores ThinkPads y por ello los de Steve Jobs decidieron diferenciarse. Logo de Paul Rand.

 

Branding: diferenciar, dar valor y fidelizar

Toda empresa, sea cual sea, quiere ser rentable y para ello debe conseguir que los ingresos superen los gastos. Entonces ¿cómo se entienden que muchas empresas decidan gastar en branding? Pues porqué el branding no es un gasto, es una inversión.

Mediante la inversión en branding conseguiremos:

-Diferenciar nuestro producto de la competencia. No solamente nos diferenciaremos en el producto en si mismo, la percepción que el cliente tendrá de nuestra marca decantará la balanza a nuestro favor a la hora de realizar la compra.

-Dar valor a nuestros productos. Revalorizaremos los productos de nuestra empresa al hacerlos deseables para los potenciales clientes.

-Fidelizar a los clientes. Si a un cliente le gustan las sensaciones que experimenta cuando acude a nuestro negocio conseguiremos que repita. Si le vuelven a gustar, lo habremos conquistado.

Aunque un poco exagerada, quizás la siguiente imagen te convenza de invertir en branding:

Elementos para crear una estrategia de Branding

El primer paso para idear un estrategia de branding es plantearnos cómo queremos que sea nuestra marca. Cuál queremos que sea su personalidad, cómo queremos que se sientan los clientes respecto a ella,  qué será ese nosequé que la diferencie de la competencia.

Una vez tengamos claro este primer paso podremos empezar a definir las estrategias comunicativas e identidades visuales que utilizaremos para conseguir nuestros objetivos. Aunque son muchos los elementos que entran en una estrategia de branding podemos definir los más básicos y universales:

  • Nombre: Da igual si ante el registro mercantil una empresa tiene uno u otro nombre terminado en SL o SA. Lo realmente importante es el nombre que usan los clientes para referirse a dicha empresa: su marca. Debe ser fácil de recordar, de pronunciar y que esté en concordancia con la estrategia de marca que hemos definido.
  • Eslogan: Es esa frase que acompaña al nombre de la empresa animando a los clientes a pasar a la acción. A consumir los productos de la empresa en cuestión.
  • Logo: Se usa erróneamente logo para referirse de forma indiscriminada todos los términos que se refieren al símbolo que identifica de forma visual e inmediata una marca haciéndola reconocible para el público. Debido a la confusión existente entre logotipo, isotipo, imagotipo, isologo…
  • Tipografía: ¿Sería reconocible Coca Cola con otra tipografía? No. ¿Sería recomendable que Coca Cola usase su tipografía script en todos sus materiales? Tampoco. La tipografía o tipografías que usará una empresa deberán ser elegidas en base a los materiales (logo, web, catálogos…) primando aspectos como su legibilidad.
  • Color: Debemos buscar unos colores acordes con la personalidad que queremos que nuestra marca transmita. El contraste entre colores, la psicología del color … son aspectos que nos ayudarán a elegir la mejor composición para nuestra empresa.
  • Manual de identidad corporativa: Es el conjunto de normas de uso que unifica y normaliza la imagen corporativa de una empresa. Es el manual que permite crear nuevos elementos gráficos para nuestra empresa. ¿Qué tamaño de letras hay que usar en los titulares? ¿Cómo aplicar el logo? ¿Cuantas tipografías hay que usar? ¿Colores?…

Elementos gráficos del branding

Cómo crear un branding de éxito

Todos estos elementos que acabamos de definir no funcionaran si a la hora de crearlos no tenemos presente algunos puntos:

-Claro y sencillo: “Quién mucho abarca, poco aprieta” una marca poco clara sólo va a confundir a los clientes. Quizás consiga funcionar por separado pero sólo una marca que funciona en conjunto es garantía de éxito.

-Ser únicos y originales:  El objetivo de diseñar tu propia marca es diferenciarte de la competencia y convencer a los potenciales clientes de que elijan a tu empresa. El “es que todos lo hacen” no te va a servir para ello: una cosa es seguir una tendencia y la otra es pasar desapercibido por no tener ese nosequé que te diferencie de los demás.

-Fácilmente reconocible (y aplicable): Una marca clara y sencilla y con un diseño único y original será fácilmente reconocible. Pero, ¿Será fácilmente aplicable? Debemos asegurarnos de plantear unos diseños que sea factible aplicarlos en nuestro “entorno real”.

 

Así pues con un concepto de marca claro y un estilo único y fácilmente reconocible aplicado a los elementos gráficos relacionados con nuestra empresa podremos conseguir diferenciar y dar valor a sus productos y fidelizar a sus clientes. 

En Stay Creative somos expertos en branding y en crear marcas, si quieres que te ayudemos a crear la marca de tu empresa (o cualquier otro servicio) ponte en contacto con nosotros.