¡Qué difícil es escribir este post! ¡Dios mío una tortura!

Y os preguntareis porqué, por qué es tan difícil de escribir este post. Pues por una razón: estoy escribiendo sobre cerveza… ¡sin poder beber ni una sola gota! Y es que este artículo no requiere catar una fría jarra de la bebida de los dioses. Por qué no trata sobre los refinados aromas del lúpulo o la intensidad de cebada. Este artículo trata de branding. De branding cervecero.

Desde que la cerveza diese un salto de calidad y dejase de ser algo que vender en litros (litronas para los colegas del barrio) para convertirse en un refinado artículo digno de degustar en pequeños tragos, con procesos de elaboración hechos a mano y cada vez más elaborados; los diseñadores, creativos y publicistas de la cerveza han tenido que ponerse al día. Y no, no nos referimos al mediterráneamente de Estrella Damm.

Revolucionar el packaging

Donde más se ha notado el cambio de tendencia ha sido en el packaging, el envoltorio de las cervezas. Las creaciones para nuevas (o reinventadas) marcas de cervezas son elegantes, sofisticadas, retro o simplemente revolucionarias.

Relacionar packaging y naming. Esto es lo que ha hecho Goldhawk, una marca de cerveza que buscaba un diseño que fuese a juego con su nombre y su cerveza: pura fuerza y elegancia.

El estudio Don’t Try Studio diseñó el packaging de Goldhawk Imagen vía Behance.

Una marca que quiso relanzar su imagen y hacerlo acorde con su amor por la cerveza artesana fue Tröegs. La cervecera decidió contar con la ilustradora Lindsey Tweed para rediseñar su packaging con logos y tipografías hechas a mano.

Algunas de las cervezas más famosas de Tröegs. Imagen vía Pinterest.

Elegancia y naturalidad, además de ser fácil de imprimir. Esas era las peticiones que Scotts Brewering Co. le hizo a la diseñadora Penny Dombrosky y ella creo esta línea de packaging tan elegante para una cerveza artesana y libre de gluten.

Scotts Brewering Co. es una cerveza artesana sin gluten con una linea elegante y sofisticada. Imagen vía Behance.

También el branding

Pero no sólo se está revolucionando el mundo del packaging de las cervezas. Con cambiar el envoltorio no basta, hay que darle una imagen a la marca, un carácter. En España tenemos un claro ejemplo de que para hacerlo no hace falta ser una gran marca, basta con construir una propuesta de valor, con carácter, real.

La marca Estrella Damm lleva varios veranos marcando la canción del verano con sus spots publicitarios, que cada vez más se parecen a producciones de Hollywood. Tratando de capitalizar el Mediterráneo y todo su valor añadido. Pero como si de galos irreductibles se tratasen, les ha salido una competencia: La Brava. Una marca local y artesana que también pretende jugar a ese juego, pero con las ventajas de ser más real, más próxima. Sin clichés. Un mediterráneamente que no sea un suvenir para guiris.

 

No solo hay que vestir la cerveza…

Pero no solo las cerveceras necesitan ponerse al día con la nueva moda de la cerveza artesana. Barley & Hops, una tienda especializada de Barakaldo necesitaba una identidad visual y por ello contó con el diseñador Jon Ander Pazos que les creo este trabajo, elegante, minimalista y respetuoso con la filosofía de la empresa.

Tarjetas, posavasos y flyers de Barley & Hops. Imagen vía Behance.

Si después de este atracón de cerveza y diseño todavía te quedan ganas de más branding cervecero no te puedes perder la web ohbeautifulbeer en la que encontraras las últimas novedades relacionadas con la cebada, lúpulo y packaging.

Esto es todo por hoy. Nos vamos a tomar cervezas. Pero no por su sabor refrescante, su densa espuma… por su packaging!

Cerveza y más cerveza by Jon Ander Pazos.